Segunda entrega

Trapiye, 18 de enero de 2011

Segunda entrega de este baño de lágrimas en que se ha convertido mi mes de enero. Después de que mi hermana Carmen me haya dejado a la altura del betún con su comentario a la anterior entrada (que he aprobado, demostrando así mi humildad y capacidad de autocrítica, ejem…), intentaré en esta ocasión no poner nada que se pueda interpretar como autoflagelación, o que se pueda aprovechar en mi contra (cosa realmente difícil, como puede corroborar cualquiera que tenga hermanas…).

Bueno, el curso anual sigue su curso, requetebien. El sábado tuvimos el retiro mensual del mes de enero, y por la tarde (una vez terminado, claro), eché un partido de Paddle muy a gusto. NO diré el resultado, para que mi hermana Carmen no pueda meterse conmigo (vaya,… cielos, creo que ya lo he dicho, ¿no?…). Efectivamente, gané. Esto está bien: deporte cinco días en los primeros cinco días de curso anual; quién me ha visto y quién me ve. Además, el domingo salimos cuatro a correr por la costa, y estuvimos corriendo el nada despreciable tiempo de 1h 20′. ¿Quién da más?. Todo esto está siendo posible porque el tiempo, gracias a Dios, está siendo fantástico; cuando vine la vez anterior, hace dos años, tuvimos bastante peor tiempo.

En esto días hemos tenido varias tertulias muy chulas: sobre detalles de la organización de la JMJ, sobre la Fundación Beta Films, otro que ha contado cosas de los 33 años que vivió en Holanda,… chulo.

Ayer, lunes, tuvimos una paella en la piscina; lujo asiático: pollo y conejo a tutiplén. Fue muy simpático y agradable, la verdad. Me tocó prepararla, como es lógico, esta vez haciendo de pinche a un valenciano (uno tiene que saber cuál es su sitio). Salió de vicio, y me sirvió mucho para ajustar detalles para otras veces. Ayer también celebraba el cumpleaños uno del curso anual, y por la noche tuvimos una pequeña celebración: una tarta de postre, y luego en la tertulia canciones, chistes, y una breve colección de vídeos graciosos o pintorescos.

Hoy ha sido día de excursión. Me he ido con otros tres a recorrer algunos pueblos de por aquí: Santa María de Guía, Gáldar, Agaete (donde hemos comido nuestros bocatas “mirando al mar”), y Moya; en Moya hemos aprovechado para hacer la oración de la tarde en la iglesia del pueblo, que está dedicada a La Virgen de la Candelaria, mientras uno de los curas de la parroquia (que no ganará un festival de San Remo, precisamente) intentaba enseñar una canción a la feligresía allí presente, sin conseguirlo en modo alguno; pienso que uno de los motivos era que cada vez que la cantaba conseguía una versión distinta de la misma canción, para desconcierto de los sufridos aprendices… me parece que esta noche voy a soñar con el “Reina del Cielo”. Las estrellas del día han sido: con el segundo puesto, el museo de Néstor Álamo en Santa María de Guía; cuento un poco: Néstor Álamo fue un compositor, poeta, editor, periodista, etc. etc., muy conocido por aquí; el museo está instalado en la casa donde nació, y lo que más interesante resulta es más bien la recreación de una casa canaria de la burguesía de pueblo de comienzos del S. XX. Aparte, tiene elementos interactivos sobre música, etc. Y con el primer puesto, sin duda: el Parque Arqueológico Cueva Pintada de Gáldar. Muy chulo; muy bien puesto, con modernos recursos museísticos; se nota que han metido recursos, y está realmente bien. Por el contenido de los vídeos que van mostrando, a uno le queda claro las grandes cotas de santidad a las que solían llegar los indígenas locales antes de la llegada del pérfido invasor castellano. Pero bueno, salvando algunas cuestiones de corte interpretativo, la verdad es que resulta una visita tremendamente interesante. No pongo fotos del día porque… ¡se me ha olvidado la cámara! (circunstancia que mi hermana Carmen aprovechará, sin duda).

He de hacer constar que ya he empezado con las dos asignaturas que he traído para el curso anual, y las voy llevando a buen ritmo.

¡Seguirá!.

Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Curso anual 2011. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Segunda entrega

  1. carmen dijo:

    Lo que se come se cría…

    Me gusta

  2. Edison dijo:

    Que buena vida¡

    Me gusta

  3. Javier Bada dijo:

    Falta una foto de la paella. Y ya vale de dar envidia que aquí en Pamplona estamos a 6 grados…con razón el Inserso manda para allá a los jubilados -no creo que llegue para mi quinta-.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s