Condenados por sus genes… ¡manda narices!

Mi agradecimiento a El Diario Vasco. Después de lo que pongo más abajo, efectivamente lo han publicado el día 8 de abril. Han tardado un poco, pero lo han publicado. Han quitado el último párrafo (por problemas de espacio, me parece).

Artículo enviado a El Diario Vasco para su publicación. No me lo han publicado (ha pasado ya una semana… he desesperado, y por eso lo cuelgo aquí). Ya se ve que soy todo un campeón escribiendo artículos “publicables”  XDD

_____________________________________________________________

La genética pena de muerte

En una noticia recientemente difundida se informa del nacimiento de un niño en Barcelona que está libre, por determinadas intervenciones llevadas a cabo en su concepción, selección e implantación, de una mutación genética presente en algunos individuos de su familia.

Si la intervención hubiera consistido en librar a ese niño de una enfermedad o desajuste genético que padecía en el seno materno, la noticia sería esperanzadora y la comunidad científica ciertamente debería felicitarse por el gran avance obtenido. Sería todo un ejemplo de “eugenesia positiva”, que consiste precisamente en evitar que las personas padezcan determinadas enfermedades, por medio de intervenciones positivas de diverso tipo.

En este caso, sin embargo, el diagnóstico y la intervención llevada a cabo no ha sido de tipo “curativo”, sino que ha consistido en la selección de un embrión determinado frente a otros que se han desechado: el seleccionado no padecía el problema, y los otros sí. Es decir, diciéndolo en términos claros, fríos y que todos podemos entender, se ha sometido a un conjunto de seis personas a un simple control de calidad. Las dos que pasaron ese control se encontraron con el pulgar hacia arriba de los técnicos, y por eso se les dio la opción de vivir, implantándolas en el útero materno –sólo uno de esos dos embriones prosperó posteriormente-; las otras cuatro, por desgracia, al no alcanzar los niveles mínimos de calidad requeridos, han tenido que ver el pulgar hacia abajo, conociendo con ello su fatídico destino.

Es un proceso tan sencillo como antiguo, y que la cultura popular ha plasmado en refranes como “muerto el perro, se acabó la rabia”; en este caso concreto diríamos “para erradicar enfermedades, eliminemos a los seres humanos que pueden transmitirlas”. A la letra, lo que hicieron en los años 30 en la Alemania nazi; la única diferencia es que ellos se guiaban por criterios étnicos, y en la actualidad nos guiamos por criterios de salud. La eugenesia negativa es exactamente igual en ambos casos, el fondo de la cuestión es el mismo.

En la descripción del proceso que hace la noticia, llevado a cabo en términos científicos, se deslizan con asepsia algunas palabras que, bien pensadas, resultan espeluznantes cuando se aplican a seres humanos: varios embriones estuvieron “en cultivo”, para ser posteriormente analizados y filtrados. Estamos, por tanto, ante el caso de un cultivo de seres humanos para una selección posterior. Como si fueran lechugas, que se cultivan y después se decide si por su aspecto y condiciones son aptas para el consumo. Y no es ficción: es exactamente lo que se ha hecho. Se puede concluir que Huxley fue un gran profeta cuando describió su mundo feliz.

Actuaciones de este tipo hacen surgir cuestiones éticas de gran calado. En concreto, nos llevan a plantearnos una vez más qué está en el fondo del valor de una vida humana. En el caso que nos ocupa, como los embriones filtrados tenían una cierta probabilidad de contraer un tipo de cáncer y de transmitirlo a su descendencia, han sido juzgados no aptos para la vida. ¿Tenían menos dignidad que sus dos hermanos sanos, para que se les haya considerado merecedores de la muerte?.

Me cuestiono, pienso que con razón, qué valor va a dar a su vida el niño felizmente nacido cuando sepa por qué fue “seleccionado” frente a sus hermanos. No creo que pueda decir que fuera querido y deseado por sí mismo, amado incondicionalmente; fue querido y deseado por no tener una mutación genética que sus hermanos, desechados, sí tuvieron; si él la hubiera tenido habría sido igualmente desechado.

Me cuestiono, también, qué sienten ahora las personas que de hecho tienen algún problema genético de ese tipo o de otro, qué valor sienten que la sociedad está dando a su vida cuando jalea la selección eugenésica por motivos de salud; ¿deben sentirse criminalizados por tener una carga genética que les hace proclives a padecer alguna enfermedad o a transmitirla?.

Cuando nuestros biznietos o tataranietos sepan lo que estamos haciendo en la actualidad con la vida de muchos de nuestros congéneres, van a quedar espantados y avergonzados de sus ascendientes. Como lo estamos nosotros ahora por las prácticas eugenésicas que se realizaron en la Alemania nazi.

________________

Si te ha gustado la entrada, te agradeceré que le des al botón de “Me gusta”, y a que lo difundas apretando el botón de Facebook, Twitter… estos botones están disponibles al final de la entrada: si no los ves, pincha en el título de la entrada y vete al final del texto: verás los comentarios y esos botones.  ¡Gracias!
Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Condenados por sus genes… ¡manda narices!

  1. Una pena que no se publique. Ya sabemos cómo funcionan algunos medios. Sigue intentandolo, seguro que sale algún artículo “publicable”.

    Me gusta

  2. guillermina garcia-vaquero salazar dijo:

    Juan, al dv no le interesa los comentarios incómodos, politicamente incorrectos. Pero persevera.

    Me gusta

  3. Norma Pretti dijo:

    Excelente artículo, lo llevaré a mi blog si no te molesta, de este modo aumentamos su difusión, con la debida mención de fuente por supuesto.
    El otro problema a tratar, por lo menos en mi país, Argentina, que aún gracias a Dios y a Cristina, está penalizado el aborto, es qué hacen con los embriones no usados. No hay legislación al respecto. Por lo tanto tenemos a millones de seres humanos en estado de vida latente esperando o que sus padres se decidan a dar la orden para darles vida o que salga la famosa ley que muchos piden de que se autorice el aborto o que alguien se acuerde que ellos son seres humanos con derecho a la vida y los trate como tales.

    Me gusta

    • jgvaquero dijo:

      Gracias por el comentario, Norma. No me molesta en absoluto que le des difusión.
      Y en cuanto a los embriones “no usados”, como tú dices…. gran tema, objeto de sesudos estudios. Prácticamente cualquier actuación es contraria a lo razonable. Lo único bueno es no “hacer” embriones fuera de su ámbito natural; una vez hechos, nadie sabe qué hay que hacer con ellos…
      Mil gracias,

      Me gusta

  4. Alfonso dijo:

    El futuro no muy lejano está ya contado en la película “Gattaca”. Altamente recomendable verla.
    Un saludo
    http://www.decine21.com/Peliculas/Gattaca-3675

    Me gusta

  5. Jorge Juan dijo:

    Y yo me pregunto, ¿qué podemos hacer para cambiar esto? Porque la gente que hace estas cosas tiene 1) dinero, mucho dinero y 2) leyes permisivas. Y tiene pinta que van a seguir teniendo las dos cosas durante muchos años…

    Me gusta

  6. juancarsu dijo:

    Muy bien escrito Jgvaquero. Estoy con lo que dice guillermina. A los periódicos (no solo al DV) no les gustan los artículos políticamente incorrectos. Seguro que si escribes un artículo defendiendo el aborto te lo hubiesen publicado. ¡Ánimo! y persevera en tu intento.

    Me gusta

    • jgvaquero dijo:

      Gracias, Juancarsu. ¡Qué chulo tu blog!. Suspiro con poder hacer alguna cosa así, pero aparte de que mis conocimientos informáticos son limitados, está la cuestión del tiempo, el maldito tiempo…
      Abrazos!

      Me gusta

  7. Trabis dijo:

    La civilización occidental está en los últimos estertores.
    No te preocupes porque no te lo publiquen. Escribes demasiado bien.
    Probablemente ni siquiera hayan entendido la carta.
    Sólo entienden el siguiente lenguaje:
    “Patxi. Irún. Si quieres salir del armario yo te enseño el camino. Servicio a domicilio.”

    No te preocupes. Tú piensa en el nivel de lectores de un periódico que se financia así. No saben ni el significado de la palabra eugenesia.

    Me gusta

    • jgvaquero dijo:

      ¡Gracias, majo!

      Me gusta

    • gabibo2k dijo:

      Esa alusión al mundo gay ha sido, a mi juicio, irrepetuosa. Ojalá te toque a ti algún ser cercano sea gay, para que entonces te dés cuenta de que no es, como dicen algunos, una enfermedad, sino una tendencia que, lo quieras o no, ahí está, y contra la cual no se puede luchar. Es como luchar contra las pasiones, no puedes eliminarlas, puedes convivir con ellas.

      Me gusta

  8. Elena dijo:

    Juan, me gusta mucho como has escrito este artículo y lamento que no te lo haya publicado el DV, pero no puedo estar totalmente de acuerdo en tus planteamientos.
    Sin entrar en todos los matices que tus razonamientos contienen, creo que las personas que pueden transmitir ciertas enfermedades y tienen el conocimiento y los medios suficientes para evitarlas a sus sucesores, no van a ser criticadas por nuestros nietos o biznietos por tomar la decisión de llevarlo a cabo.

    Tenemos que apoyar el avance de la ciencia cuando se trata de mejorar, controlando que se haga de acuerdo con la ética necesaria. La consecuencia positiva inmediata es evitar el sufrimiento innecesario a nuestras generaciones venideras, sólo por éso vale la pena, pero además la consecuencia a más largo plazo de la que pueden disfrutar nuestros tataranietos es que ellos, sin la criba y el miedo hacia ciertas enfermedades, se pueden dedicar a su vez a mejorar en otros aspectos que hagan la vida mejor y más justa a sus contemporáneos. Éso es avance positivo.

    Progongo hacer una lista de las consecuencias positivas y negativas que un avance de este tipo en genética conlleva.

    Yo no soy experta y sólo puedo basarme en que los científicos que lo consiguen, que dedican su vida a ello, lo hacen por un buen fin.

    Me gusta

    • jgvaquero dijo:

      Gracias por el comentario, Elenita!!. Muy de acuerdo con lo que dices, pero quizá matizaría un poco (o bien, daría más peso a alguna de tus frases). Seguiré con el tema en una próxima entrada, a ver qué opinas de este tema detallándolo un poco más, ¿OK?.

      Me gusta

  9. jgvaquero dijo:

    Finalmente lo han publicado… mi agradecimiento al periódico.
    Juan

    Me gusta

  10. carmen dijo:

    Juan, enhorabuena por tu artículo. Me gusta mucho cómo planteas el tema, sin frases altisonantes a las que suelen ser dados quienes defienden este tipo de ideas. Sería maravilloso evitar en los laboratorios enfermedades y prevenir su desarrollo, pero verdaderamente esto parece, hoy por hoy, incomplatible con el respeto a la vida humana. Los embriones sacrificados son personas, creo que esto no puede cuestionarse. Pero parece que hoy en día se extiende cada vez más la idea de que no son personas “del todo”, por lo que defender la dignidad por el ser humano desde su fase embrionaria resulta radical e integrista. Creo que los árboles no dejan ver el bosque, o nos dejamos engañar por espejismos. Como el “fín” es loable, la destrucción embrionaria se considera un mal “menor”. Y yo digo, el mundo está llenos de niños con necesidad de amor y hombres y mujeres deseando dar salida a su capacidad de amar.

    Me gusta

  11. Toni Herrera dijo:

    A colación del “control de calidad” te recmiendo la nueva serie de V (los visitantes). Han hecho un “remake” en el que los visitantes vienen a buscar el mejor material genético humano para utilizarlo en su especie y acelerar su evolución natural; y naturalmente son malos porque las cosas van a su ritmo, acelerarlas es tentador y alguno hará lo que sea para lograr su objetivo. Supongo que lamentablemente no queda demasiado para legalizar la eutanasia e invitar a algunos a que se vayan ya de este mundo bajo el argumento de que ya no les queda nada por hacer aquí.

    Me gusta

  12. Iñigo G. dijo:

    Si el aborto no es un asesinato,
    el canibalismo es gastronomía!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s