En Semana Santa

Ayer, varias impresiones.

Por un lado, la Misa de la Cena del Señor en la catedral de Pamplona con una liturgia cuidada, una fantástica homilía del Sr. obispo y bonitos detalles de dignidad: un coro estupendo, una solista que cantó el salmo como los ángeles, dos chicas/señoras jóvenes elegantísimas que pasaron la cesta de negro, con peineta y mantilla, explicaciones bien hechas y bien leídas sobre los distintos aspectos de la celebración,… se ve que D. Francisco está impulsando cada vez más la dignidad de los actos litúrgicos importantes, lo cual es una gran alegría y supone toda una pedagogía para el pueblo cristiano. Además, estuvo una representación amplia de la Corporación Municipal de Pamplona, de gala y con la alcaldesa a la cabeza.

Y luego, por la noche, vimos en mi casa La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. Una vez más, y la verdad es que no me canso. Fue una buena preparación para el Viernes Santo. Como siempre que la veo, me fui a la cama con una honda impresión y con la fe y la devoción reforzadas. Contemplar la Pasión es como el mensaje del Evangelio en general: siempre resulta conocido y nuevo al mismo tiempo. Ayer, en concreto: ¡¡qué respeto tiene el Señor por la libertad del hombre!!, y al mismo tiempo ¡¡cómo nos quiere y cómo nos perdona!!; como dice San Josemaría, “todos sus gestos y todas sus palabras son de amor, de amor sereno y fuerte”. Y ayer también, la figura de la Virgen en la Pasión me impactó más que otras veces… Y también ayer: la consoladora consideración de que nosotros no podemos con todo eso que vemos, pero Él sí que puede; puede en Si mismo, y puede también en nosotros.

Qué pena, los que consideran la Semana Santa unicamente como unos “días de vacaciones”, y se pierden todo lo que Dios tiene preparado para ellos!!!. Pero en fin, la libertad de nuevo…

Y hoy, Viernes Santo, ayuno y abstinencia a toupe. Por la mañana, de visita a Monumentos por Donosti, con mi madre y mi hermana Blanca. Y por la tarde, Oficios en la Catedral a las 17:00: a seguir celebrando.

Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s