Mou XIV, el Entrenador Sol. El fútbol soy yo.

En este país nuestro de fútbol barriobajero, donde el reglamento es sólo una orientación y hasta damos nombre -y por tanto patente de corso- a las llamadas “faltas tácticas”, donde una amarilla es un desgracia porque tu jugador ya no va a poder repartir tanto como antes, llegó Mouriño un día gris para dar lecciones de fútbol. Y siguió siendo el fútbol tan barriobajero como antes. Pero ahora, eso sí, cuajado de declaraciones chisposas y provocadoras, para enmarañar las cosas más todavía.

Los tres clásicos que llevamos vistos en estas semanas han sido grandes partidos, no hay duda; por la calidad individual de los jugadores, por el ritmo, por el juego cuajado del Barça… pero me hubiera gustado mucho ver unos partidos de fútbol en los que hubiera más de fútbol y menos de tangana, más de respeto mutuo y de “fair play”. Ya dijo Sergio Ramos hace un tiempo que lamentaba un incidente que protagonizó, sobre todo por el mal ejemplo que había dado. No estuvo mal la idea, pero da pena que luego no se demuestre más en actitudes reales en el campo a posteriori. Y sin mojigaterías; la cuestión del ejemplo está bien, pero no es la única. Si hubiera más respeto y fair play, los aficionados disfrutaríamos realmente del fútbol.

Hay dos pecados en los partidos que hemos visto ultimamente: el planteamiento de los clásicos por parte del Madrid y el teatro del Barça. Efectivamente, algunos jugadores del Barça hacen teatro y eso no es justo; pretende confundir al árbitro y contribuye a enmarañar más el ambiente. Pero no olvidemos que ese teatro no se podría hacer de forma “eficaz” si no se le dieran sobradas ocasiones. Todo el país especula hoy con la dureza de la tarjeta roja mostrada a Pepe, que si le tocó que si no le tocó. No quiero entrar a ese juego: no sé si la roja es excesiva o no, y no sé si le llegó a tocar o no. Sé lo que ví, al margen de interpretaciones: un pie que hace el gesto de ir directamente a por el tobillo del contrario, y que por tanto sirvió en bandeja a Dani Alves la sobreactuación victimista. Si el Madrid se queja de que el Barça hace teatro, que deje de hacer faltas; que deje de ir a por los tobillos del contrario y que deje de pisar las piernas ajenas a balón pasado.

Por otra parte, si hablamos de actitudes en el campo, la del Barça no ha tenido nada que ver con la del Madrid. Al Barça se le ha visto jugar al fútbol, y al Madrid se le ha visto repartir. El Barça también reparte, es cierto, pero no más que la media de los equipos en este fútbol barriobajero que tenemos. Es más, yo diría que reparte menos que la media. Y dicho esto, reitero el suspenso al Barça por sobreactuar.

Mou XIV, el Entrenador Sol, con su planteamiento técnico leñero y sus declaraciones sonrojantes, se ha cargado el juego y la elegancia del Madrid. No es de recibo que el entrenador de todo un Real Madrid ponga en duda públicamente la honorabilidad de su rival y apunte que el juego está amañado. Amañado porque las cosas se le ponen a la contra; Mou XIV, “el fútbol soy yo”. Sus declaraciones, por otra parte, al tener actualmente el Barça mucho mejor juego que el Madrid -aunque de individualidades el Madrid ande bastante mejor que el Barça- suenan sólo a triste excusa. Si el Barça va de víctima en el terreno de juego, el Madrid va de víctima en el terreno de las declaraciones.

Suspenso al Madrid por la leña y la falta de elegancia. Suspenso al Barça por el teatro. ¿Quién pierde?; la afición. Me gustaría ver más fútbol de verdad. Tanto el Madrid como el Barça tienen equipo de sobra para respetarse a sí mismos, al rival y a la afición. Y me preocupa una cosa: ¿van a ser capaces los jugadores de la selección de aparcar rencores y enfados cuando defiendan nuestros colores, después de haberse cruzado leña, declaraciones y de no haber sido capaces ni de mirarse a la cara en el último clásico?. Estoy un poco cansado del fútbol más dialéctico que deportivo, de los narcisos, los egos, los insultos, los tatuajes y los besuqueos en las gradas. Espero que Vicente del Bosque pueda poner un poco de racionalidad en toda esta selva.

Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s