Himno a la alegría

https://twitter.com/Pontifex_es/status/307158221305544705

Último tuit del Papa. Y nos habla de la alegría; la que viene de tener a Cristo en el centro de la propia vida.

Escribo esto a las 18:45 del día 28 de febrero de 2013. Hace pocos minutos la gran filarmónica del cielo, con cientos de ángeles en cada instrumento y acompañados con un coro de miles de arcángeles, ha comenzado a interpretar la 9ª de Beethoven. Les dirige Karajan (un hombre, como Cristo; no seguiré por aquí…), y Dios les escucha desde su trono con una sonrisa imponente, pensando en Benedicto XVI, su siervo bueno y fiel, humilde y fuerte, sabio y prudente.

Como dura unos 75 minutos, acabará más o menos a las ocho. La idea se le ha ocurrido a San Miguel, el príncipe de la milicia celestial (van vestidos que ni los Guardias Suizos) hacia las seis de la tarde, al leer el último tuit del Papa. Ha pensado que en este último rato del pontificado del Papa BXVI, ya que ha querido hablar de la alegría, había que subrayar esas palabras suyas dirigidas a toda la humanidad, para que nadie piense que estamos en un momento triste. Aunque todos nos sintamos un poco huérfanos. Estamos en un momento alegre, porque la respuesta a la voluntad de Dios es un gran acontecimiento cósmico: le permite a Él hacer de las suyas.

Como en el cielo no hay burocracia y todo va muy rápido, y como Dios ya sabía que San Miguel se lo iba a proponer, no han hecho falta muchas deliberaciones; se ha montado la parda en menos de diez minutos. Todos se han enterado a la velocidad de la luz divina y se han puesto a ello: han ido a por sus instrumentos, han preparado las partituras, los cantores han pedido un traguito de moscatel celestial para afinar sus angélicas gargantas (y el ángel bodeguero del paraíso ha ido de ala para repartir todo a manos llenas, claro, sin disimular su entusiasmo pensando en la fiesta que se iba a montar), y cuando estaba todo preparado se han puesto a esperar a que llegara Dios para empezar el concierto.

Llevan ya un rato y, la verdad, no sé qué tienen estos chicos tan sutiles y luminosos, tan volátiles, que tocan de maravilla…  Karajan se lo está pasando de lo lindo y ya piensa en las parrafadas que tendrá  con Benedicto XVI, en perfecto alemán, cuando Dios se lo lleve a su casa del cielo (¡¡¡esperemos que tarde mucho, que no queremos perderlo!!!)

Y mientras tanto, el Papa alemán, el Panzer de la Iglesia, el guardián del dogma, el rostro duro de magisterio,… pero… el Papa que nos ha hablado en perfecta armonía de Verdad, Caridad y Esperanza, el que ha pedido perdón al mundo por los pecados de los cristianos, el que no ha rehusado contestar a preguntas espinosas de todo tipo, el que ha tendido puentes con otras confesiones cristianas, el que ha recibido el calor de millones de jóvenes, el que ha sabido impulsarles con ánimo e ilusión a una vida de entrega, ése, se va con la misma sencillez  y cálida humanidad con las que vino; pensando sólo en el bien de la Iglesia y no en el suyo propio, con los ojos puestos en cumplir simplemente la voluntad de Dios y pidiendo a todos que estén alegres. Eso se llama rematar la faena. ¡Olé, Santo Padre!

________________

Si te ha gustado, puedes rezar un avemaría por Benedicto XVI, y difundirlo: correo electrónico, Facebook, Twitter,… ¡Gracias por visitarme!
Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Artículos, cosas... y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Himno a la alegría

  1. Sin comentarios.
    Bueno, si: debajo de esa talla, tras esa barba y esa imagen de jefe inflexible, de vasco recio !hay sentimientos y prosa poética¡

    Me gusta

  2. Pedro Zarauza dijo:

    Poeta, pero con lo de la organización se ve bastante mente ingenieril

    Me gusta

    • jgvaquero dijo:

      Sí, humanista.
      Tú reenvíame mucho, ¿vale?. Promocióname, anda majo.
      ¿Te acuerdas de la canción?: reenvíameee, reenvíame muuuuchoooooo, coomo si fueera esta nooche la úúltiiimaaa veeeeez… etc.
      Pues eso 😀

      Me gusta

  3. Txonio dijo:

    ¡Me encanta!
    Seguiremos rezando por BXVI, y por su sucesor. Ha sido un valiente: ha presentado la verdad con caridad, explicado la fe con la razón, y pedido perdón con humildad.
    Ojalá sepamos seguir su ejemplo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s