Felicitación navideña 2012

No, no es un error. El título dice bien: pongo a continuación el contenido de la página ¡¡Feliz Navidad!! en la Navidad de 2012. Al actualizarla, mantengo este texto poniéndola como una entrada nueva. No dejes de pasar por mi felicitación de este año: ¡¡la he hecho para ti!!

____________________________________________________________

Felicitación de la Navidad de 2012:

Como siempre, el acceso a esta página te ha podido llegar por vías diversas: un mail mío, un mensaje de Facebook, Twitter,… Sea como sea, eres bienvenid@ y esta tarjeta de felicitación navideña está pensada para ti. Ábrela ahora, por favor: aquí la tienes.

“Ha aparecido la bondad de Dios y su amor al hombre (Tt 3, 4): esta es una nueva y consoladora certidumbre que se nos da en Navidad”. (Benedicto XVI, homilía 24-12-2011). La presencia en el mundo de Dios hecho hombre (Jesús) nos da la seguridad de que podemos ser buenos, de que somos buenos cuando dejamos que Él “tome forma” en nosotros, cuando hacemos de cada momento otra Navidad en el pesebre de nuestro corazón. Todos los momentos de la vida pueden convertirse en Navidad, porque -como dice el Catecismo- el misterio de Navidad se realiza en nosotros cuando Cristo “toma forma” en nosotros.

Hay personas a las que los deseos de paz, felicidad, fraternidad, etc. de estos días les parecen un poco hipócritas; ¿por qué ahora sí y no durante el resto de año?. No les falta parte de razón, desde luego, pero yo prefiero darle la vuelta al argumento: por lo menos, hay una temporada en el año que nos recuerda que somos humanos, que Dios se ha hecho uno de nosotros y que así nos ha devuelto la posibilidad de ser divinos. Y que nos ha enseñado el camino a seguir, un camino maravilloso de amor y de paz, en definitiva; el único camino de verdad, la gran revolución que cambió el mundo hace dos mil años.

Como en años anteriores, una enseñanza de San Josemaría: “hay que embeberse de esta lógica nueva, que ha inaugurado Dios bajando a la tierra. En Belén nadie se reserva nada. Allí no se oye hablar de mi honra, ni de mi tiempo, ni de mi trabajo, ni de mis ideas, ni de mis gustos, ni de mi dinero.”

Que pases unas maravillosas fiestas. Un fortísimo abrazo,

Juan

Si te viene bien utilizar el pdf de la felicitación, o esta misma página completa, no dejes de hacerlo: va por delante mi permiso con muchísimo gusto.

________

Recomendación: libros para estos días (conste que no tengo comisión). A los ya recomendados en años anteriores, añado uno que me sugirió una lectora en un comentario.

”El Belén que puso Dios”, de Enrique Monasterio. Lo leo todas las navidades desde hace unos años, y ¡no me cansa!; ver libro.

Extractos de Benedicto XVI sobre la Navidad; ver libro.

Y una homilía de San Josemaría dicha en Navidad; ver homilía.

“El ponche de los deseos”, de Michael Ende. Ver libro.

“La sombra del padre”, de JAN DOBRACZYNSKY. El nacimiento de Jesús fijándose en la figura de San José. Ver libro.

Otras recomendaciones:

He subido a mi página de “Inglés con sonrisa” un vídeo navideño de Epi y Blas. Es muy simpático y navideño.

________

Y ahora, para los que no estén demasiado cansados, algo sobre el año nuevo. Es que no podía pasar por alto una circunstancia en el comienzo de año que llegará enseguida: en 2013 estaremos metidos de lleno en el año de la fe que nos ha propuesto el Papa. Será, por tanto, un tiempo privilegiado para conocer más nuestra fe y para vivirla de modo más profundo.

Para todos los cristianos, seamos más o menos creyentes, hay dos recursos estupendos para ir sacando lustre a nuestra fe, que en este año cobran un especial relieve. Son el estudio (por lo menos, la lectura) del Catecismo de la Iglesia o de su Compendio, por una parte, y por otra el recurso frecuente al Sacramento de la Confesión; el primero es alimento para la mente y segundo es alimento para el alma; dos pulmones con los que nuestra fe necesita respirar para no ahogarse. Los dos son alimento para la persona.

El otro día me puse a escribir y me salió un pequeño divertimento sobre la fe. No quería convertir la felicitación navideña en una especie de “ensayo homilético”, y he preferido colgarla como una entrada aparte, para que la mire el que le interese. Si es que,… ¡me da la vida, ésta sí que sí!… Aquí está.

Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en cosas... y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s