Signos crematorios

Es que la vida está llena de signos. El modo de vivir las realidades concretas es a través de signos. Y en la vida cristiana también. Incluso la gracia de Dios actúa a través de signos. La fiesta no existe si no hay celebración. ¿Por qué las viejecitas, quizá ignorantes, pero santas, tocan la imagen del santo, se santiguan ante los exvotos, usan el agua bendita…?; necesitan “tocar” su fe. Nosotros, más ilustrados y sobre todo más holywoodienses, hemos descubierto que lo importante no son las realidades que se significan, sino las emociones romanticonas que se imaginan, y queremos descansar esparcidos al pie de una sequoya en el parque de Yellowstone, porque ahí vivía el oso Yogui. Muy emocionante. Si no fuera, claro está, porque… ¡¡no vamos a “estar” en Yellowstone, caray!!, ¡¡vamos a estar en el cielo (esperemos, porque la alternativa es bastante chunga), que es millones de veces mejor que cualquier situación romanticona que podamos imaginar en esta tierra!!. Y nuestros restos, en este mundo traidor, esperando la resurrección.

Signos. ¿Por qué, si es bueno pedir perdón a Dios en la intimidad del corazón, no tiene sentido en cambio “confesarme directamente con Dios”?; porque el signo concreto y verdadero que muestra mi arrepentimiento es arrodillarme ante un hombre que es signo de Cristo (hombre que, por el signo, en ese momento es Cristo para mí).

Todo en la vida humana es significación.

Y el enterramiento es también un signo. Y que sea en suelo sagrado es también un signo; porque es ser enterrado “en” la Iglesia; y si es en nicho, no se pierde ese signo por otro signo: el signo de la caridad y la pobreza, y porque también está en suelo sagrado. Este es el modo que tenemos los humanos, que somos carne y espíritu, de vivir las realidades; porque, o las hacemos visibles a través de signos, o no las vivimos.

Y tener las cenizas en casa, con todos mis respetos, es significar una desconexión con la trascendencia. Y echarlas al mar o similares, podría verse como un signo de panteísmo; y en cualquier caso, es un signo de individualismo porque está movido por una emotividad que no tiene nada que ver con la realidad. Aunque, evidentemente, nunca o casi nunca se haga con esa intención. Pero las cosas significan cosas.

No somos de nuestros familiares. Somos de Dios. Y esa es nuestra mayor dignidad; o más bien, la fuente de toda dignidad. Yo quiero que mi pertenencia a Dios se signifique también en mi muerte y en el modo como mis restos y, por tanto, mi recuerdo, son dispuestos para esperar la resurrección de mi carne (no de “la” carne, sino de “mi” carne, de la mía en concreto). Y como aunque yo no pertenezca a mis familiares, sí les quiero un montón, quiero que todos nuestros restos mortales descansen en suelo sagrado, significando nuestra pertenencia a Dios y la común esperanza en la resurrección. Y he dicho mis restos mortales, no “los restos mortales de mi cuerpo”; y si digo eso es porque yo soy mi cuerpo. No puede ser de otra manera; mi cuerpo no es mi “cáscara”: mi cuerpo soy yo. Y yo soy de Dios, en la vida y en la muerte. Y eso conviene que se signifique de alguna manera.

… y como todas las disposiciones eclesiásticas que no son de Derecho Divino, también esta puede cambiar con el tiempo, pero hoy por hoy la Iglesia, que es Madre y Maestra, nos enseña que es el mejor modo de “significar”.

Pues eso. Ya me he quedao a gusto  🙂

Pinchar aquí para acceder a la Instrucción “Ad resurgendum cum Christo”, de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.


Si te ha gustado y te interesa, da difusión a esta entrada. ¡Gracias!.

Anuncios

Acerca de Juan

Con los ojos abiertos, ¡y con poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s